Dolor en el Club Pirineísta Mayencos

Siempre hemos pensado que los medios con los que cuenta este Club para darse a conocer al resto del mundo tenían que ser para dar buenas noticias, para invitar a nuestros socios y en general a todo el mundo que nos rodea, a hacer deporte, a hacer vida sana, a relacionarnos en la naturaleza, a convivir en armonía con ella y a que todo esto nos hiciera más fuertes en lo humano y porque no… en lo físico.

Hoy toca hablar de lo más triste que nos puede pasar en la vida, la desaparición de alguien que seguía esas premisas prácticamente desde que nació y además lo ha venido haciendo a nuestro lado… como alumno en los cursillos, como corredor en muchas facetas del deporte, y desde hace años repartiendo su sabiduría y buen hacer a los más pequeños (los que más nos importan), y siempre en este Club.

Nos duele hablar de ello, nos duele la que va ser una ausencia terrible. Este año la nieve no va a ser tan blanca como otros años.

Va a ser difícil subir a esquiar y no encontrarle.

Pero sobre todo nos duele ahora mismo el dolor de sus más próximos. Personas que han sido y son la base de todo lo que nombraba al principio y que deseamos sigan a nuestro lado muchos años.

Ayer se nos fue Juan Marcén…

Es duro saber que hoy Mayencos tiene un socio menos, muy duro.

Pero hoy hay que seguir aquí para apoyar a su familia con todo nuestro cariño. Y lo haremos desde donde mejor lo sabemos hacer… luchando por el deporte, la salud y la satisfacción que proporciona conocer a gente como Juan y su familia.

Porque al final lo que cuenta a la hora de estar en un colectivo como éste, son las personas que conoces en el camino.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.