Intenso comienzo de Otoño en los Alpes para Mayencos

Para los socios del Club Pirineísta Mayencos este comienzo de otoño está siendo muy intenso en lo que se refiere a las actividades de alta montaña.

En la cima del Montblanc.

En la cima del Montblanc.

A principios de la estación, algunos de sus miembros realizaban el “Tour del Mont Blanc”, dura actividad de “trekking” que, con sus cerca de 170 km, bordea el macizo más impresionante de los Alpes y lo recorre a través de 3 países: Francia, Suiza  e Italia. Senderos  y collados que en muchas ocasiones superan los 3.000 metros de altitud y que suman en su total casi 9.000 de desnivel positivo. En esta actividad participó la socia del Club Bea Gómez, acompañada de amigos de Jaca.

Por otro lado, muy cerquita y con poca diferencia de tiempo, otro socio del Club, David Cuéllar se dirigía a la cima del mismo pico, el Mont Blanc, en esta ocasión por la ruta de los 4 miles, tal vez la más dura, pues antes hubieron de coronar el Mont Blanc de Tacul, de 4120 m, y el Mont Maudit de 4.345 m. Todo ello como aperitivo de lo que sería alcanzar la cima del ansiado reto: el Mont Blanc, con sus 4.808m. No tuvieron demasiada buena suerte, algo de nieve ya desde el refugio de “Les Cosmiques”, y  a partir de ahí mucho frío, con sensación térmica (debido al fuerte viento) de cerca de 30º bajo cero. Pocos minutos en la cumbre, fotos de rigor y hacia el refugio Gouter, donde podrían reponer fuerzas antes de enfrentarse a la arista del Aiguille de Gouter, donde una granizada complicó el descenso. Ya de noche alcanzaron el refugio  de la Tête Rouse, a 3.167 metros, el cual dejaron encaminándose a través de la noche (gracias al GPS y frontales), hasta llegar al teleférico de la Bellevue, donde ya reposaron felices tras haber logrado una cima que se les había puesto difícil, debido sobre todo a la climatología.

Y para finalizar, a primeros de Octubre, nuestro socio Nacho Merino se dirigía a las Grandes Jorasses, también en las inmediaciones del macizo del Mont Blanc. Su intención era ascender a la punta Walker de 4.200 m. Arrancando de la Mer de Glace, se dirigiría hacia la cara norte de estas increíbles paredes, tan codiciadas por los alpinistas de máximo nivel. Tras varios tramos de gran verticalidad y expuestos por el hielo, alcanzan la vía Cassin,  y tras doscientos duros metros de escalada muy técnica, por fin alcanzan la punta Walker. Han sido cerca de 30 horas sin descanso, pero con la satisfacción de haber realizado una de las ascensiones más complejas en estas Grandes Jorasses.

Nacho Merino en la punta Walker.

Nacho Merino en la punta Walker.

Doce horas de sueño reparador en el refugio de Bollacate, y a la mañana siguiente, reemprenderían la actividad con la escalada del supercouloir del Mont Blanc de Tacul, al que accederían por las vías de roca del pilar de Gervasuth.

Y así damos por concluida esta intensa actividad otoñal alpina de Mayencos.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario