La Sección de Montaña en el Casco y la Torre de Marboré

En cumplimiento del calendario de actividades, en la jornada del sábado se visitó la zona de Marboré, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, para hacer dos cumbre míticas, como son el Casco y la Torre, que se elevan en el extremo más occidental del citado macizo, junto a la Brecha de Roldán, haciendo todo ello muga con el país vecino, incluido también en la misma figura de protección, la más restrictiva en el mundo occidental.

En esta ocasión, 18 mayencos tomaban en Nerín el autobús que les acercaba hasta las proximidades del mirador de Zierracils, el más occidental de la sierra de las Cutas. Era allí donde se iniciaba la singladura, recalando en primer lugar en el refugio de Góriz, para continuar su marcha en dirección a la Gruta Helada de Casteret, pasando por la Faja Luenga y el collado de Millaris. Una gruta, cuyo acceso en la actualidad está restringido únicamente a fines científicos, situada bajo el Pico Anónimo, de 2773 metros, que fue visitado por alguno de los componentes del grupo, mientras el resto se adelantaba a la ascensión de El Casco, que ofrece unas increíbles vistas sobre la vertiente francesa, con el valle de Gavarnie y su Circo, en el que destaca la Gran Cascada, de más de 400 metros de caída.

Seguidamente, se descendía, y sin perder demasiada altura se acometía el ascenso a La Torre, a través de su corredor oeste, y con unas vistas muy similares. A continuación se perdía cota para discurrir por un mundo de caos pétreo y alcanzar la Ciudad de Piedra, en el itinerario normal de Monte Perdido, para no abandonarlo ya hasta la llegada al refugio de Góriz, donde se descansaba, para terminar la travesía en la parada del bus. Una extraordinaria jornada de montaña, en la que se ha recorrido una distancia cercana a los 27 km, en unas 11 horas, y con un desnivel acumulado en torno a los 1700 m D+/-.

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.